Actuaciones

Post

CAYÓ DE PIE

Debut de Guillermo Hermoso de Mendoza en la Plaza de toros de Cuatro Caminos de Santander, en una feria donde su padre fue santo y seña durante tantos años y donde el joven rejoneador de Estella ha caído de pie tras una vibrante faena al sexto de la tarde..

Hizo su presentación ante un toro noble, pero un tanto soso de embestida y que por momentos daba la sensación de tener algún problema en la visión. El tercio de salida lo realizó con brevedad, llevando al toro toreado con JIBARO, con el que lo castigó con un solo rejón de castigo, para luego llevarlo ahora más encelado con la bandera. Con BERLIN en banderillas vinieron los momentos de más calidad, cuando el caballo enceló al toro y lo llevó galopando de costado al hilo de las tablas para meterse por los adentros rematando la suerte a modo de trincherazo. Después de la primera banderilla vendrían las hermosinas, muy ajustadas, en la misma cara del toro que todavía tenía gas y que daba cierta emotividad a las mismas. El público vibró con BERLIN lo que no habían vibrado hasta entonces y lo continuó haciendo con las nuevas hermosinas celebradas con olés. Tras esta buena lidia, Guillermo dio entrada a ILUSION que pasó a un toreo más circular dejándose llegar al toro hasta el mismo pecho, provocándole las embestidas en las banderillas y en la colocación para la suerte. Buenos momentos también los disfrutados con ILUSION que precedieron al final con JUSTICIERO, que remató la suerte de banderillas con dos rosas por los adentros, ante un toro ya muy parado y sin apenas embestidas. Así continuo el final de la faena, con Guillermo volcado sobre el testuz para dejar un par a dos manos y realizar la suerte del teléfono. La poca colaboración del astado no ayudó al navarro a enterrar el rejón de muerte con acierto y eso le privó de los más que merecidos trofeos. Hubo leve petición, pero no suficiente y saludó desde el tercio.

En el sexto Guillermo se propuso levantar la tarde y lo hizo a base de detalles. Detalles toreros que significaron lo que este joven rejoneador ha venido a marcar en el rejoneo. Detalle importante fue el rejón de castigo colocado sobre MARTINCHO, atacando de plaza a plaza, como vino en su día a poner de moda su padre. Ante el toro limpio, apenas recibió en el ruedo, Guillermo se fue al otro lado de la plaza para atacar con un galope cadencioso hasta llegar a la cara del toro y una vez en sus terrenos, cambiarle de pitón y dejar al rejón en lo alto del morrillo. El segundo gran detalle fue la segunda banderilla que colocó a lomos de DISPARATE, con el caballo colocado en tablas, en la misma puerta de caballos, esperó a que el toro llegase trotando desde el centro del ruedo y en la suerte de recibir le vació la embestida por todo su cuerpo para dejar la mejor banderilla de todo el festejo. El tercer detalle llegó con las cortas y con el recuperado CORSARIO. Una rueda frenética, sin tiempos muertos, una tras otra iban cayendo en el lomo del toro pero sin salirse de la suerte. Fue la tercera vez que la plaza bramó con algo diferente, con algo que les sorprendía y les agradaba. Para finalizar el cuarto y último detalle fue el espectacular rejón de muerte con el que Guillermo pasaportó al último Cubero de la tarde y que le hizo doblar de forma instantánea haciendo que casi al instante el tendido se poblase de pañuelos blancos.

Hubo más cosas importantes en la faena, como las esforzadas hermosinas de DISPARATE, o la templanza al parar del toro del MARTINCHO y la voluntad de INDICO para llegar a un toro que no le ayudó nada, pero de cualquier forma, en una faena de mucho mérito, nos quedamos sobre todo con esos cuatro importantes detalles.

Merecida puerta grande para Guillermo Hermoso de Mendoza que gustó y mucho en esta su presentación ante el público de Santander.