Actuaciones

Post

LO MEJOR DE LA TARDE

Corrida de rejones de la Feria de Hogueras de Alicante con la que se conmemoraba los cincuenta años de alternativa del maestro local José María Manzanares. Debut en esta plaza de Guillermo Hermoso de Mendoza que reaparecía tras su accidente ocurrido esta misma semana entrenando en la plaza de toros familiar y que afortunadamente y como se pudo comprobar no ha dejado secuela alguna en el jinete.

La duda sobre su recuperación se solventaron pronto, a pesar que en el primer embroque con el rejón de castigo, la mano se le fue abajo y el rejón no partió. Fue un punto de inflexión porque a partir de aquí Guillermo se vino arriba y cuajó una faena de temple y riesgo ante un astado que por momentos exigió lo mejor del jinete. Después de un primer tercio con JIBARO, toreando con el sombrero y con dos extraordinarias reuniones templando la fuerte embestida del astado, llegó una sinfonía montando a BERLIN, con quien dibujó una lidia en la que caballo y jinete exigieron al toro y este entregó toda su bravura en galopes de costado, rematados de forma imposible por los adentros a modo de trincherazo. Con el toro más templado surgió la hermosina y el público agradeció la llegada de lo diferente, del toreo cercano y de la emoción. Terminó Guillermo abrazado al cuello de BERLIN tras una faena en la que los dos lo habían dado todo y habían dejado en el público la impronta de la calidad. Remató el tercio con una banderilla sobre INDICO, perfecta de ejecución y de emoción por cuanto espero el caballo al toro, por como se lo dejó llegar y como salió el caballo toreando de la suerte para posteriormente rematar con piruetas en la cara del toro. Quedaba la tarea final y la ejecutó con ESENCIAL, colocando dos cortas, cruzando la mirada del toro y del caballo, clavando arriba y cerrando con un par a dos manos que se hizo esperar pero que cuatro perfecto al estribo. Antes de dejar un rejón de muerte en todo lo alto, Guillermo pinchó dos veces y a pesar de ello, la faena pesó y el público pidió con fuerza la oreja que le sería concedida por la presidencia.

El que cerró plaza fue un toro distinto, con más complicaciones y menos lucido para jinete y caballos. A pesar que comenzó embistiendo a ALQUIMISTA cuando este lo citó en redondo, luego durante el resto de la lidia fue un toro al que siempre le faltó un empujón y un poco de codicia. Eso resto emoción y a pesar de los intentos de DISPARATE, de pisar sus terrenos y ponerle todo encima para que colaborase, a todo el conjunto le faltaba la emoción que había tenido el primer toro. ARSENIO llegó en dos banderillas hasta el mismo morrillo y ahí cuarteó para hacer piruetas a la salida del embroque. Hasta aquí Guillermo estaba muy por encima del toro y tenía la puerta grande con méritos suficientes para abrirse y así continuaría cuando colocó la rosa con ESENCIAL dejando al toro llegar a la reunión y atacando en un par a dos manos colocado al segundo intento. El cerrojo a la puerta grande llegó con el rejón de muerte, donde acertó al segundo intento con un rejonazo perpendicular arriba que parecía que iba a ser suficiente y que no hizo otra cosa que el toro se amorcillara, quedando muerto en pie y prologando demasiado el doblar, por lo que Guillermo agarró el descabello y no le resultó fácil acabar con el astado.